El uso continuo de estos aparatos por tiempo prolongado y a altas intensidades ha incrementado la perdida de audición en la población general, y especialmente en nuestra juventud. En Estados Unidos se han sido realizado estudios por parte de audiologos, de los cuales se pueden extraer algunas recomendaciones útiles para todos. Para evitar daños irreparables en la audición tenga en cuenta:

 

Programe un límite de tiempo para escuchar la música: Los iPods y MP3 tienen la capacidad de almacenar una gran cantidad de canciones, lo cual sumado al incremento de duración de las baterías que también ha mejorado, hace que se pueda escuchar música durante largos períodos de tiempo. El uso prolongado de sonidos a gran intensidad produce efectos irreversibles en la audición, por tanto se recomienda escuchar la música por espacios no mayores a una hora, utilizando un volumen que este por debajo de un 60% del máximo posible.  

Tenga cuidado al seleccionar el tipo de auriculares :

El tipo de música que escucha:

La música varía de acuerdo con el gusto de cada persona y a su estado de ánimo, cultura, lugar y con quien la comparte. La intensidad o volumen con que se escucha, así como la distancia del amplificador a su oído es lo que realmente importa para que no repercuta sobre la audición. Recuerde ser prudente y precavido cuando disfrute la música para no lamentar mas tarde las dificultades que conlleva el no poder escuchar normalmente.

Los auriculares que mas se utilizan actualmente son los de botón de inserción , los cuales se colocan directamente en el pabellón auricular aumentando de 6 a 9 decibeles la intensidad del sonido, además no aíslan el ruido del exterior lo que hace a los usuarios aumentar el volumen, predisponiéndolos a un efecto nocivo sobre la audición. Los auriculares de diadema o de sujeción son menos estéticos pero aíslan más el ruido externo y son más recomendados para evitar daños en la audición.