Qué es un desorden del equilibrio?

Un desorden del equilibrio es una condición que lo hace sentir inestable o mareado. Si usted está de pie, sentado o acostado, podría sentir como si estuviera moviéndose, dando vueltas o flotando. Si está caminando, podría sentir súbitamente como si estuviera ladeado.

El término “vértigo” puede tener diferentes significados. Para algunas personas vértigo puede significar una fugaz sensación de desvanecimiento, mientras para otras podría ser una intensa sensación de desequilibrio que puede durar largo tiempo.

Los expertos estiman que al menos cuatro de cada diez americanos, alguna vez en su vida, experimentaran un episodio de vértigo suficientemente significativo para enviarlo al médico. Los desórdenes del equilibrio pueden ser causados por ciertas condiciones de salud, medicamentos o por un problema del oído interno o del cerebro. Un desorden del equilibrio puede impactar profundamente las actividades diarias y causar discapacidad sicológica o emocional.

Cuáles son los síntomas de un desorden del equilibrio?

Si usted tiene un desorden del equilibrio, puede tambalearse al tratar de caminar, o balancearse o caer al tratar de sostenerse de pie. También podría experimentar otros síntomas tales como: -Mareo o vértigo (sensación rotatoria) -Caerse o sentir como si fuera a caerse -Sensación de embombamiento en la cabeza, debilidad o sensación de flotar -Visión borrosa Confusión o desorientación

Otros síntomas podrían incluir nauseas, vómito, diarrea, cambios en el ritmo cardíaco o presión arterial y miedo, ansiedad o pánico.
Los síntomas pueden ir y venir por cortos períodos de tiempo o durar largo tiempo y pueden producir fatiga y depresión.

Cuáles son las causa de los desórdenes del equilibrio?

Hay muchas causas de problemas de equilibrio tales como medicamentos, infecciones en los oídos, lesiones en la cabeza o cualquier otra que afecte el oído interno o el cerebro. 

La presión arterial baja puede producir sensación vertiginosa cuando la persona se levanta rápidamente. Problemas que afecten el sistema musculoesquelético o visual, tales como artritis o imbalance de la musculatura ocular, pueden también causar desórdenes de equilibrio. El riesgo de padecer problemas de equilibrio se incrementa con la edad.

Desafortunadamente, muchos desórdenes de equilibrio aparecen súbitamente y sin causa aparente.

Como puede mi cuerpo mantener el equilibrio?

El sentido del equilibrio se basa en una serie de señales que llegan al cerebro desde varios órganos y estructuras del cuerpo, que se conocen como el sistema vestibular, el cual empieza en una estructura del oído interno llamada laberinto, el cual está constituido de hueso y tejido blando.

Dentro del laberinto se encuentran los canales semicirculares que son tres conductos llenos de líquido, los cuales forman tres anillos dispuestos en ángulo recto uno con respecto a otro. Ellos le informan al cerebro cuando la cabeza gira o se mueve hacia arriba o hacia abajo. En cada canal semicircular hay una estructura como una gelatina llamada cúpula, que es como un ensanchamiento en el ducto como un palillo de tambor. La cúpula está situada muy cerca de las células ciliadas sensoriales. Cada célula tiene extensiones muy delgadas llamadas estereocilias que se introducen dentro de la cúpula.

Cuando se gira la cabeza, el líquido dentro de los canales semicirculares se mueve, causando una flexión de la cúpula, la cual inclina la estereocilia. Esta inclinación produce una señal que se envía al cerebro informándole de qué manera se ha movido la cabeza.

Entre los canales semicirculares y la cóclea hay dos órganos otolíticos: sacos llenos de líquido llamados utrículo y sáculo. Estos órganos le informan al cerebro la posición de la cabeza con respecto a la gravedad, tanto cuando usted está sentado derecho, con la espalda inclinada, acostado, como cuando la cabeza se mueve en línea recta hacia arriba, hacia abajo o hacia los lados.

 

El utrículo y el sáculo también tienen células ciliadas en el piso o en la pared de cada órgano, con una estereocilia dentro de la capa gelatinosa. Esa gel contiene pequeñísimos pero densos granos de carbonato de calcio llamadas otoconias. Cualquiera que sea la posición de la cabeza, la gravedad actúa sobre las otoconias, las cuales mueven la estereocilia, enviando la información de la posición de la cabeza al cerebro. Cualquier movimiento de la cabeza desencadena una señal que le informa al cerebro acerca de los cambios de posición.

Cuando usted se mueve, el sistema vestibular detecta fuerzas mecánicas, incluida la gravedad, que estimulan los canales semicirculares y los órganos otolíticos. Esos órganos trabajan en conjunto con otros sistemas sensoriales en el cuerpo, tales como la visión y el sistema musculoesquelético controlando la posición del cuerpo en reposo o en movimiento. Esto ayuda a mantener una postura estable y a guardar el equilibrio cuando la persona está caminando o corriendo. También ayuda a mantener estable el foco visual en un objeto mientras usted cambia de posición.

Cuando las señales de alguno de estos sistemas sensoriales funcionan mal, puede haber problemas con el sentido del equilibrio. Si adicionalmente usted tiene problemas con el control motor, tales como debilidad, lentitud, temblor o rigidez, puede perderse en un momento dado la habilidad para recuperar apropiadamente el equilibrio. Esto incrementa el riesgo de caída o lesión.

Cuales son algunos tipos de desórdenes del equilibrio?

Hay más de una docena de diferentes desórdenes del equilibrio. Algunos de lo0s más comunes son: Vértigo posicional paroxístico benigno (BPPV) o vértigo posicional: Un episodio intenso de vértigo desencadenado por un cambio específico de la posición de la cabeza. La persona puede sentir como si estuviera dando vueltas cuando se inclina a mirar algo que está abajo, ladea la cabeza para mirar por encima del hombro o gira sobre la cama. BPPV ocurre cuando las otoconias se sueltan dentro de los canales semicirculares y hacen fuerza sobre la cúpula. La cúpula no se flexiona adecuadamente y envía información errónea acerca de la posición de la cabeza, causando vértigo. BPPV puede ser el resultado de un golpe en la cabeza, o se puede desarrollar simplemente debido al envejecimiento. Laberintitis: Una infección o inflamación del oído interno que causa vértigo o desequilibrio. Frecuentemente se asocia con infección de vías respiratorias superiores tales como la gripa.

Enfermedad de Meniere: Episodio de vértigo, hipoacusia, tinitus y sensación de oído lleno. Puede estar asociado con cambio en el volumen del líquido en alguna parte del laberinto, pero la causa es aún desconocida. (Leer el artículo de NIDCD “Enfermedad de Meniere”). Neuronitis vestibular: Una inflamación del nervio vestibular que puede ser causada por un virus, que inicialmente causa vértigo. Fístula perilinfática: Un escape de líquido del oído interno hacia el oído medio. Esto causa inestabilidad que usualmente se incrementa con la actividad, además de mareo y nauseas. La fístula perilinfática puede ocurrir después de un golpe en la cabeza, cambios dramáticos en la presión del aire (tal como sucede cuando se bucea), ejercicio físico, cirugía de oído o infecciones crónicas de oído. Algunas personas nacen con fístula perilinfática.

Síndrome de mal de desembarque (MdDS): Una sensación de balanceo permanente, típicamente después de un crucero u otro viaje por mar. Usualmente los síntomas duran algunas horas o días después de desembarcar. Casos severos sin embargo pueden durar meses o aún años y la causa permanece desconocida.

Como diagnosticar un desorden del equilibrio?

El diagnóstico de un desorden del equilibrio es difícil. Para saber si existe un problema de equilibrio, el médico puede sugerir consultar a un otorrinolaringólogo.

El otorrinolaringólogo puede solicitar evaluación audiológica, exámenes de sangre y electronistagmografía (un examen que mide los movimientos de los ojos y los músculos que los controlan), o imágenes diagnósticas de cabeza y cuello. Otro posible examen es la posturografía. Para este exámen se para a la persona en una plataforma móvil especial enfrente de una pantalla debidamente programada. El médico mide como responde el cuerpo al movimiento de la plataforma, la pantalla o ambos.

Como se trata un desorden del equilibrio?

La primera cosa que el médico hace ante un problema de equilibrio es determinar si existe otra condición de salud o uso de medicamento que puedan ocasionar el problema. Si es así tratará esa condición, sugerirá cambio de medicamento o remitirá al paciente a un especialista si este manejo se sale de sus manos.

Si el caso es BPPV, el médico podrá recomendar una serie de movimientos simples, tales como la maniobra de Epley, la cual puede ayudar a liberar las otoconias de los canales semicirculares. En muchos casos, una sesión es suficiente; en otros es necesario practicar el procedimiento varias veces para aliviar el vértigo.

Si el diagnóstico es enfermedad de Meniere, el médico puede recomendar cambios en la dieta, si el paciente es fumador, parar de fumar. Medicamentos antivertiginosos o antinauseas pueden aliviar los síntomas, pero pueden producir somnolencia. Otros medicamentos como gentamicina (un antibiótico) o corticoides, también pueden ser usados. Aunque la gentamicina puede reducir mejor el mareo que los corticoides, ocasionalmente puede producir pérdida auditiva permanente. En algunos casos severos de enfermedad de Meniere puede ser necesaria cirugía de los órganos vestibulares.

Algunas personas con desórdenes del equilibrio pueden no superar completamente el mareo y requerirán encontrar otras maneras de lograrlo. Una terapia de rehabilitación vestibular puede ayudar a desarrollar un plan de tratamiento individual.

Es necesario consultar con el médico si es seguro conducir automóvil, y cómo reducir el riesgo de caídas para evitar lesiones durante las actividades diarias tales como subir y bajar escaleras, ir al baño o hacer ejercicio. Para reducir el riesgo de lesiones, evite caminar en la oscuridad. También debe usar zapatos de tacón bajo o zapatos especiales para caminar cuando sale de casa. Si es necesario debe usar bastón o caminador y modificar algunas condiciones en el hogar y en el lugar de trabajo, tales como instalar pasamanos.

Cuando debo buscar ayuda si siento que tengo un desorden del equilibrio?

Para decidir buscar ayuda médica para episodios de vértigo, hágase a sí mismo el siguiente cuestionario. Si contesta afirmativamente alguna de las preguntas, consulte a su médico:

 

  • -Siento inestabilidad?
  • Siento como si el cuarto girara a mi alrededor?
  • Siento como si me estuviera moviendo cuando yo sé que estoy sentado o parado derecho? -
  • Pierdo el equilibrio y me caigo?
  • Siento como si me estuviera cayendo?
  • Tengo sensación de liviandad o como si estuviera flotando?
  • Tengo visión borrosa?
  • Algunas veces me siento desorientado, pierdo el sentido del tiempo y la ubicación

 

Como puedo ayudar al médico a hacer el diagnóstico?

Usted puede ayudar al médico a hacer el diagnóstico y determinar un plan de tratamiento respondiendo las siguientes preguntas:

 

  1. La mejor forma en que puedo describir mi mareo o sensación de desequilibrio es:____________________________________________
  2. Con qué frecuencia siento mareo o problemas de desequilibrio?  
  3. Si he tenido caídas:

 

  • Cuando me caí?
  • Donde me caí?
  • Bajo qué condiciones me caí?
  • Qué tan frecuentes son mis caídas?

4. Estos son los medicamentos que estoy tomando (incluyendo medicamentos prescritos y no prescritos tales como aspirina, antihistamínicos o píldoras para dormir):

  • Nombre del medicamento:____________________________________ 
  • Cuanto(miligramos)______y con qué frecuencia(veces)__________al día 
  • El motivo por el que tomo el medicamento es_____________________ 

Que investigaciones se están haciendo sobre desórdenes del equilibrio?

Hallazgos de estudios realizados con animales pueden ayudar a los investigadores a determinar si las estructuras del oído interno destruidas por la edad, medicamentos, infecciones o trauma, algún día pueden ser reproducidos en personas con problemas de equilibrio. Investigadores respaldados por el National Institute on Deafness y Other Communication Disorders (NIDCD) han identificado los mecanismos moleculares que regulan el desarrollo del oído interno en ratones. Recientes descubrimientos han incluido varios de los genes que ayudan directamente a la formación de los canales semicirculares y la otoconia.

Otros científicos apoyados por NIDCD están probando prótesis vestibulares (dispositivos en miniatura similares a implantes cocleares) para regular la función de los órganos del equilibrio en el oído interno. Uno de esos dispositivos actualmente está siendo probado en voluntarios humanos. El NIDCD también está apoyando otros proyectos de investigación para ofrecer dispositivos similares.

Hay investigadores que están estudiando la efectividad de los diferentes tipos de ejercicio para tratar los desórdenes de equilibrio. En un estudio patrocinado por NIDCD, los investigadores están utilizando tecnología de realidad virtual para simular los pasillos de una tienda. Los investigadores están probando si practicando en la tienda virtual disminuyen los episodios de vértigo en el mundo real, entorno visualmente complejo.