Una adecuada estimulación auditiva en el bebé es muy importante para el desarrollo del Lenguaje. El órgano del oído se forma embriológicamente desde la cuarta semana de gestación y los primeros sonidos percibidos por el bebé son el latido del corazón y la voz de su mamá y las de las personas que le rodean durante su estancia en el vien-tre. Esto explica porque los bebes se tranquilizan, dejan de llorar o sonríen cuando escuchan la voz o sienten el latido del corazón de mama.

Actividades que Usted puede realizar con su bebé

 

  • El estímulo más adecuado para aprender el lenguaje es hablarle en forma clara permanentemente mientras se realizan las actividades cotidianas.
  • Los primeros estímulos sonoros a los que el bebé reacciona son los sonidos del medio ambiente; por ello es importante realizarle juegos sonoros utili-zando sonajeros, cascabeles, móviles musicales, etc...; acompañe estos soni-dos estimulando además otros sentidos como la vista y el tacto, por ejemplo juguetes con distintas texturas y colores. Siempre realice estos juegos sono-ros en frente del bebé y posteriormente a los lados; él reaccionará con giros de su cabeza, ojos o cuerpo al escucharlos.

 

 

 

 

  • Póngale al bebe los juguetes sonoros en sus manos para que él se anime hacerlos sonar. (Campanas, sonajeros, instrumentos musicales).
  • Llámelo por su nombre desde diferentes ángulos y distancias en cuarto.
  • Háblele en forma de pregunta y con diferentes entonaciones.
  • Cante, emita sonidos vocálicos o guturales parecidos a los producidos por el bebé para motivarlo a que trate de imitar.
  • Escuche música de rondas infantiles, instrumental, de sonidos del medio ambiente o de animales.

 

La madre y la familia son los primeros en observar el comportamiento adecuado del bebe ante estímulos sonoros.

Observe si el bebé se despierta, se asusta, llora o se ríe ante estímulos fuertes como el trueno, el pito fuerte de un carro, un portazo, un perro ladrar, etc. Si observa poca o ninguna reacción a este tipo de estímulos debe solicitar a su médico tratante una eva-luación completa de la audición.

Métodos de Evaluación

La audición del bebé se evalúa mediante procedimientos tales como: Otoemisiones Acústicas, Potenciales Evocados auditivos y Potencial de Estado Estable; las cuales nos permiten evaluar en forma objetiva y clara la audición del menor. La evaluación puede hacerse desde los primeros días de nacido y durante su crecimiento mínimo una vez al año, bajo técnicas acordes con su edad.

Una buena audición garantiza un buen desarrollo del lenguaje y a un buen aprendizaje escolar. BOLETIN