El inadecuado funcionamiento de la Trompa de Eustaquio, estructura anatómica ubicada en el Oído Medio y que lo une a la pared lateral de la rinofa-ringe, es una de las causas mas comunes de la disminu-ción de la agudeza auditiva por problemas de Oído Medio. En condiciones normales, la trompa de Eustaquio se abre y se cierra al tragar, al bostezar y con la elevación del pala-dar, dejando libre la comuni-cación del Oído Medio con el espacio exterior a través de su apertura en la nasofaringe. Lo cual permite:  

 

  • Drenar las secreciones producidas en el Oído Medio, función de limpieza. 
  • Nivelar la presión de Oído Medio, para que se equipare con la del medio am-biente.

Algunos factores que predisponen su función, son las infecciones del tracto respiratorio superior, la desviación del tabique nasal, anomalías congénitas de la nasofaringe, de la trompa de Eustaquio, del tímpano, anomalías o hendidura del paladar duro y blando, problemas de adenoides, rinitis alérgica crónica, cam-bios de presión atmosférica, entre otras. 

En los niños entre seis meses y dos años las infecciones de Oído Medio son comunes debido a las características de tamaño, dimensión y posición de la trompa de Eustaquio que difieren durante el proceso de crecimiento, por lo cual las bacterias y virus pueden llegar con más facilidad, y las funciones de la trompa de Eustaquio no se realizan adecuadamente. Se recomienda

 

 

realizar la alimentación en posición semirrecta. La forma objetiva de evaluar el estado y la funcionalidad del Oído Medio es la Inmi-tancia Acústica, pruebas de Función Tubárica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EJERCICIOS PARA MEJORAR LA FUNCION TUBARICA

Para mejorar la presión intraoral y la permeabilidad de la Trompa de Eusta-quio pueden realizarse las siguientes actividades:

 

  • Inhalar vapor de agua caliente al momento de levantarse, con el objeto de desprender las secreciones , posterior-mente ocluirle un orificio nasal y soplar por la nariz, repitiendo después por el otro orificio. No debe hacerse tapando los dos orificios al mismo tiempo. Lim-piar luego suavemente el borde de la nariz.
  • Permitir que el niño toque instrumen-tos de viento: flautas, dulzainas, pitos, etc..
  • Realizar, a modo de juego, ejercicios de soplo como: apagar la llama de una vela a una distancia cada vez mayor (con la debida supervisión), soplar bolas de icopor, confetis, serpentinas, etc.
  • Al momento de lavar los dientes, hacer gárgaras y buches con aire y con agua, dando el modelo previa-mente.
  • Permitir que el niño tome líquidos espesos (como sorbetes o gelatina semisólida) con un pitillo preferiblemente de plástico.
  • Inflar bombas, y masticar chicle
  • Realizar ejercicios de gesticulación exagerada.

NOTAS DE INTERES

Recordamos que para la realización de los exáme-nes audiológicos se requiere un Conducto Auditivo Externo libre de ceru-men y/o cuerpo extraño., recomendamos realizar limpieza previa a la remisión.